sábado, 12 de julio de 2014

Disrupción y cine catástrofe, nota de @sebacampanario para el suplemento Sábado

Títulos de posgrado en “Disrupción” en las universidades de negocios, CVs de jóvenes profesionales que se auto-describen como “ávidos por trabajar con mentes disruptivas”, miles de menciones en lo que va de 2014 en las principales publicaciones de economía del mundo. Falta que la palabra ingrese con más fuerza en el diálogo cotidiano: “…bien, viejo, yo muy bien..acá andamos, disrumpiendo”. O que sea título de una comedia picaresca del verano en Carlos Paz: “¿Por qué no me disrumpís el…?”. ¿Nombre para una agrupación filo-kircherista de carácter innovador? “Disrumpidos y organizados”.

CORREGIDO-Acontecimiento dark, te digo qué se siente


(En el último párrafo, se corrije que los dulces de leche estaban acumulados en la heladera de Leo, no en la góndola de un supermercado)

Fui a un evento dark. Lo que sentí -después, porque en el momento no me dí cuenta- es que los que estaban ahí tenían onda dark, pero, a diferencia de mi generación ochentonoventosa, no la mezclaban con "lo político". O lo "antipolítico", más bien. Siendo el clasemediero irascible que soy ahora, confieso que inicialmente esto me chocó un poco. Sin embargo, le estoy viendo el lado positivo. Lo que me conduce directo a cuestiones macroeconómicas.